CONCENTRAR LA POTENCIA DE COMBATE SOBRE EL PUNTO DEBIL ENEMIGO

Al analizar la potencia de combate de la Unidad, se debe considerar la capacidad propia dos niveles por debajo, comparando la entidad y tipo de la propia Unidad así como sus posibilidades contra la fuerza enemiga a fin de valorar la capacidad de la Compañía para generar una potencia de combate superior contra el enemigo.

Siempre que la situación lo permita, se procurará utilizar la aproximación indirecta para cerrar sobre el enemigo en su punto débil, que no será en muchas ocasiones el flanco de la posición o formación enemiga ya que éste procurará mantener el mutuo apoyo entre sus elementos; en estas ocasiones será necesario romper el apoyo mutuo y aislar sus elementos. En otras ocasiones la aproximación se realizará concentrándose en el momento y lugar en que el enemigo se encuentre en desventaja.

ASEGURAR LA UNIDAD DEL ESFUERZO DENTRO DE LA COMPAÑIA Y CON LAS UNIDADES COLATERALES Y DE APOYO

 Para mantener la unidad del esfuerzo, la misión de la Compañía y la finalidad de la Idea de Maniobra del Jefe del Batallón deben ser claramente comprendidas por los mandos subordinados.

 Se debe cooperar y coordinar con las Unidades colaterales y de apoyo cuando es necesaria la interacción, tal como ocurre cuando actúan en la zona de acción de la Compañía Unidades de zapadores, defensa aérea, etc. En misiones tales como reserva, paso de escalón o relevo de Unidades se hace necesaria una completa y detallada coordinación y cooperación entre Unidades tipo Compañía; de la misma manera, la mayor parte de las misiones requieren algún tipo de coordinación entre Unidades colaterales.

 MANTENER CONSTANTEMENTE INFORMADO AL JEFE DE LA UNIDAD SUPERIOR

 La Compañía, como órgano cooperador de Inteligencia Táctica que contribuye al esfuerzo de Inteligencia mediante la información obtenida del campo de batalla, mantendrá puntualmente informado al Jefe de la Unidad superior sobre las misiones de información asignadas, así como sobre todo cambio que se produzca en la situación.

UTILIZAR ADECUADAMENTE EL TERRENO, LAS CONDICIONES METEOROLOGICAS, LAS MEDIDAS DE DECEPCION Y LAS DE SEGURIDAD DE LAS OPERACIONES

La adecuada utilización del terreno, de las condiciones astronómicas, climatológicas y atmosféricas, de las medidas de decepción y las de seguridad de las operaciones resulta crucial para la supervivencia de la Compañía antes, durante, y después del combate. La ocupación de zonas cubiertas o desenfiladas del enemigo debe complementarse con la utilización de medidas de contrarreconocimiento y enmascaramiento, disciplina de ruidos y luces y de los adecuados procedimientos de utilización de la radio a fin de anular, o al menos disminuir, la capacidad del enemigo para localizar a la Compañía y dirigir sus fuegos contra la misma.

Las condiciones astronómicas, climatológicas y atmosféricas pueden resultar un factor decisivo al facilitar, o dificultar, los planes de la Compañía; todo plan deberá tener en cuenta el grado de visibilidad, las condiciones del suelo, los efectos del frío, del calor y de la humedad, así como las precipitaciones .

El terreno debe utilizarse de manera que favorezca la ocultación y la protección, la observación y el fuego propios y se lo dificulte al enemigo .

CONSERVAR LA POTENCIA SUFICIENTE PARA LA ACCION DECISIVA

Para alcanzar resultados decisivos es preciso conservar la libertad de acción; mientras se alcanza el punto decisivo en tiempo y espacio, debe conservarse cuidadosamente la potencia de la Compañía. Por ello, es vital encontrar al enemigo antes de que nos encuentre él.

Nota:
Ref, Manual de Empleo Táctico de la Compañía de Carros de Combate del Ejercito de España.

Continuará………….