CONSERVAR LA INICIATIVA

“La iniciativa se consigue y conserva”

  • Mediante el adecuado empleo del tiempo, la maniobra, y el apoyo de fuegos.

  • Por la ejecución decidida e impetuosa, en base a la Idea de Maniobra del Jefe de Batallón.

  • Manteniendo el control de la situación.

  • Asegurándose de que los Jefes de Sección conocen y comprenden la Idea de Maniobra del Jefe del Batallón tan bien como el Jefe de la Compañía.

  • Comunicando a los Jefes de Sección qué es lo que tienen que hacer, por qué se necesita hacerlo y de cuánta libertad de acción gozan en lo que tienen que hacer.

dsc_1593

SINCRONIZAR LAS ACCIONES

 La sincronización planifica las acciones en tiempo y espacio para producir la máxima potencia de combate en el punto decisivo. Ello requiere una c u i d a dosa coordinación basada en el trabajo en equipo y el establecimiento de NOP,s. y la correspondiente puesta en práctica de las mismas; de la misma manera se realizarán ensayos de ejercicios y técnicas empleadas por la Compañía en las diferentes situaciones tácticas en que pueda encontrarse, hasta su ejecución de forma precisa y automática.

ALCANZAR LA MAXIMA POTENCIA DE COMBATE

La máxima potencia de combate se alcanza al combinar con habilidad la maniobra, potencia de fuego, protección y liderazgo en un acertado plan ejecutado con flexibilidad, violencia y agresividad. La maniobra para la Compañía de Carros se traduce en el movimiento de las fuerzas, apoyadas por el fuego, para alcanzar una posición ventajosa desde la cual pueda destruir al enemigo o amenace con realizarlo. El éxito de la maniobra requiere fijar por el fuego al enemigo para detener o retardar su maniobra y causar efectos de supresión de sus fuegos; la Compañía maniobra realizando una aproximación indirecta sobre el objetivo y concentrando violentamente toda la potencia de fuego contra el punto débil del enemigo; dicho punto débil será normalmente aquel donde el enemigo menos espera la maniobra, siendo con frecuencia los flancos y la retaguardia.

La potencia de fuego proporciona la fuerza de destrucción necesaria para quebrantar su espíritu de lucha y capacidad combativa del enemigo. Facilita la maniobra mediante la supresión de los fuegos enemigos, interrumpiendo su movimiento, neutralizando sus Unidades y destruyendo su potencia de combate. La protección incluye las acciones a tomar contra la potencia de fuego y la maniobra del enemigo, tales como medidas de seguridad, dispersión, utilización de cubiertas, abrigos y zonas desenfiladas, enmascaramiento, medidas de protección NBQ, movimientos rápidos, fuegos de supresión y equipos especiales. El liderazgo es esencial para utilizar con éxito la potencia de combate; el Jefe de la Compañía debe motivar a sus subordinados y prepararlos técnica, táctica, física, moral y psicológicamente para el combate, siendo decisiva su actuación ejemplar durante el mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

continuará…..